Más contenido sobre la alergia respiratoria:
vacuna para pólenes

No hace falta interrumpir la vacuna para pólenes en primavera. Suele evitarse, eso sí, iniciar una vacuna para pólenes en los meses de polinización.

Hay diferentes tipos de pautas para las vacunas. Hasta hace años, la vacuna frente a pólenes se administraba los meses previos a la primavera, interrumpiéndola justo al llegar los meses de polinización y volviéndola a empezar nuevamente en invierno.

El motivo de esta práctica era intentar evitar que coincidiera la administración de la vacuna contra la alergia con la exposición ambiental al polen al que uno era alérgico, y que esto pudiera provocar algún tipo de reacción alérgica. En los últimos años se ha visto que no hace falta interrumpir la vacuna para pólenes en primavera, y que su administración es segura incluso en estos meses.

Suele evitarse, eso sí, iniciar una vacuna para pólenes en primavera, pero una vez comenzada su administración puede mantenerse todo el año. No obstante, en casos determinados – paciente con síntomas alérgicos muy intensos en primavera o con reacciones locales con la administración de la vacuna – estas recomendaciones pueden variar, y ser necesario un mayor control por parte del especialista alergólogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *