Más contenido sobre la alergia respiratoria:
vacunas para la alergia

Con las vacunas subcutáneas (vacunas pinchadas):

Reacciones locales: Son las más frecuentes. Consisten en hinchazón local acompañada de picor, calor, dolor en la zona de administración de la vacuna para la alergia. En la mayoría de los casos es leve y pasajera. Suele producirse en los primeros 30 minutos. Más raramente pueden aparecer en las 24 horas posteriores a la administración de la vacuna.

Nódulos subcutáneos: es un tipo de reacción local mucho menos frecuente. Consiste en la aparición de “durezas” pruriginosas que persisten en el tiempo (meses, años), en las zonas de administración de las vacunas. En algunos casos se ha asociado a hipersensibilidad al aluminio que contienen algunos tipos de vacunas.

Reacciones sistémicas: ocurre en raras ocasiones pero pueden ser peligrosas. Es el motivo por el cual SIEMPRE se debe esperar 30 minutos tras la administración de cada dosis de vacuna en el consultorio médico, ya que es el intervalo en que suelen producirse. Más rara vez ocurren después de este tiempo.

La mayoría consisten en empeoramiento súbito de sus síntomas de alergia (rinitis, asma), pero pueden ser más severas con aparición de urticaria, anafilaxia e incluso muerte. El riesgo de muerte se estima en una por cada 2.0-2.8 millones de dosis administradas (1). En un estudio a nivel nacional en 2004 donde se evalúan 17.368 dosis administradas, el riesgo de presentar una reacción sistémica fue del 0.3% de las dosis administradas y del 3.7% de los pacientes. Todas ellas fueron leves y tuvieron buena respuesta al tratamiento posterior (2).

Es decir, las reacciones sistémicas son raras y en general se han asociado a hechos evitables como asma no controlada en el momento de la administración, administración de las vacunas sin supervisión médica y retraso en la administración o fallo en la dosis de adrenalina. (1)
Con vacunas sublinguales y orales:

Su seguridad es mayor, la mayoría de las reacciones adversas consisten en molestias locales, no se han descrito muertes y si reacciones sistémicas, sobre todo con vacuna sublingual de látex.

En general, cuando la inmunoterapia es prescrita y controlada por alergólogos es muy segura.

Yo suelo decir a mis pacientes que “el peor efecto secundario es que no le resulte eficaz”.
(1)Tratado de Alergología. SEAIC. Seguridad de la inmunoterapia. A.I. Tabar, A. Ferrer, I. García, M. Cimarra. Tomo I, capítulo 19. 2007. (2) Immunotherapy safety: a prospective multi-centric monitoring study of biologically standardized therapeutic vaccines for allergic diseases. Moreno C, Cuesta-Herranz J, Fernández-Távora L, Alvarez-Cuesta E; Immunotherapy Committee, Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica. Clin Exp Allergy. 2004 Apr;34(4):527-31.

 

Dra Inmaculada Sánchez Machín
Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de La Laguna (ULL) en 1991. Especialista en Alergología e Inmunología Clínica por el Hospital Marqués de Valdecilla en Santander (1998). Ejerce como profesional en el Hospital Universitario Ntra Sra de Candelaria en Tenerife desde el año 2000.
http://www.alergia-vacunas.es/
Página web enfocada a ofrecer respuestas a preguntas frecuentes de nuestros pacientes o a temas de su interés. Intenta ayudar a cubrir la poca información veraz en la red en la actualidad y además permitir a los pacientes que puedan comunicarse a través de e-mail con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *