Más contenido sobre la alergia respiratoria:
aumento alergias polen

Más de 12 millones de españoles padecen alguna enfermedad alérgica y en torno al 20% de la población sufre alergia al polen, según datos de la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica (SEAIC).

Cada vez es más frecuente ver en nuestras poblaciones en cualquier época del año a personas con ojos enrojecidos y lagrimosos, a quienes les cuesta respirar y les pica la piel y a los que la nariz les gotea, todos ellos síntomas comunes de alergia respiratoria. Los pólenes son los principales causantes de estas alergias y proceden, principalmente, de árboles como el olivo, ciprés y platanero; también de gramíneas cultivadas como el trigo, centeno, arroz, maíz, cebada, avena y de arbustos y malezas que reciben diferentes nombres según la zona. La alergia al polen afecta a la población en cualquier estación (incluso en invierno) y no cesa de aumentar en nuestro país pero ¿a qué se debe este incremento?

Para el doctor Javier Subiza, especialista en Alergología e Inmunología Clínica de Madrid, el aumento de árboles ornamentales como plataneros o cipreses y el uso cada vez más frecuente de vehículos diesel en las grandes ciudades son algunos de los factores que más están influyendo en el aumento de la alergia al polen en España.

“Cuando los gases del diesel entran en contacto con las proteínas del polen provoca que las alergias sean más virulentas. Así, en ciudades muy contaminadas la alergia al polen es tres veces mayor que en zonas rurales, donde hay menos polínicos por contaminación”, ha explicado el Doctor Subiza, en declaraciones a la agencia EFE.

Por otra parte, los cipreses son árboles que polinizan en invierno y su gran proliferación en los últimos tiempos es la principal causa del aumento de la alergia al polen en los meses más fríos del calendario.

Según comenta el Doctor Subiza: “Para prevenir y paliar este tipo de alergias los especialistas recomiendan medidas de evitación, como no transitar por zonas muy contaminadas y ambientes polinizados y, sobre todo, acudir al alergólogo para recibir tratamiento. La vacuna para la alergia es el único tratamiento que puede prevenir y curar dicha enfermedad, evitando que se agrave y degenere, con el tiempo, en asma alérgica, o que se complique con la aparición de alergias a otras sustancias.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *