Más contenido sobre la alergia respiratoria:
Evitar los ácaros

Los ácaros son un tipo de arácnidos de tamaño microscópico que se encuentran en lugares cálidos (la temperatura óptima para que crezcan oscila entre 25-35 grados)  y húmedos (entre 55-75%). Pueden estar tanto en el exterior, en zonas con mucha vegetación, como en el interior de los domicilios, siempre que se den las condiciones ideales para su crecimiento.

Los ácaros que más importancia tienen en la alergia respiratoria son los que se encuentran en el interior de las viviendas. Se acumulan en colchones, sofás, etc, puesto que  en estos sitios encuentran condiciones ideales para su desarrollo: calor y comida. Se suele confundir la alergia a ácaros con la alergia al polvo, por ser el polvo la principal fuente de alérgenos de los domicilios.

Sin embargo, la alergia a los ácaros no es por falta de limpieza en nuestro hogar, sino porque nuestra zona de residencia reúna las condiciones ideales para que los ácaros crezcan. Están de forma natural en nuestros hogares, pero en zonas cálidas y húmedas su concentración será mayor.

Por este motivo, en los pacientes alérgicos es muy útil eliminar todos los objetos que puedan evitar su acúmulo: alfombras, moquetas, sofás, peluches, etc., y utilizar fundas antiácaros en colchones y almohadas.

Cuanto más grave sea la alergia a los ácaros, más se beneficiará el paciente de seguir estas medidas de evitación.

2 pensamientos sobre “Medidas de evitación de los ácaros… ¿Sí o No?”

  1. Hola. Gracias por el interesante artículo.

    Recomendaría usted comprar una vaporeta para casa?? Es decir, un electrodoméstico que expulsa mucho vapor con el que desinfectar sofás, colchones, sitios de mascotas…

    O tal vez demasiada higiene tampoco es recomendable??

    1. Hola Claudia, la alergia a los ácaros no es por falta de limpieza en nuestro hogar, sino porque nuestra zona de residencia reúna las condiciones ideales de temperatura y humedad idóneas para que los ácaros crezcan. Además, proliferan especialmente en camas, sofás, moquetas y en cualquier lugar donde se pueda acumular polvo. Por ello, se recomienda reducir o eliminar todos los objetos que puedan favorecer su acúmulo así como utilizar un aspirador con un filtro especial de tipo HEPA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *