Más contenido sobre la alergia respiratoria:
Llega la primavera y las alergias

En cuanto llega la primavera un montón de alérgicos al polen nos echamos a temblar. Porque llega el buen tiempo, las terracitas, el aire libre y… nuestra amiga la alergia.

… O esto es lo que se piensa la mayoría. En realidad, los alérgicos al polen lo pasamos mal en primavera, pero no solo en primavera. Depende mucho de a qué tengamos alergia porque, ¡oh sorpresa!, no todas las plantas polinizan en la misma época del año. Es cierto que muchas sí que polinizan en primavera, pero hay otras tantas que prefieren otras épocas del año.

Yo soy una de esas. Mirando un calendario de polinización me he dado cuenta de que yo tengo de todo, como en botica, y soy alérgica al ciprés, al sauce y al álamo (que polinizan entre noviembre y marzo), al olivo y las gramíneas (primavera) y a la salsola (finales del verano). Vamos, que no me libro en una sola época del año. La única diferencia es que ¡gracias a Dios! mis amigos no insisten en irnos a una terraza en febrero. Y que mis alergias no primaverales son más suaves.

Así que conclusión número uno: no penséis que lo vuestro o lo de vuestros hijos no puede ser alergia porque no estemos en primavera. ¡Depende de a qué se sea alérgico!
Por otro lado, yo hablo de mi alergia en presente porque he tenido un rebrote con los años, pero estuve mucho tiempo dada de alta porque estuve vacunándome varios años. Iba a escribir “bastantes” porque a mí se me hicieron muy largos, pero creo que en realidad fueron menos de los que mi mente recuerda.

Como te dicen, vas a ser alérgica toda tu vida, pero mostrarás o no mostrarás síntomas. Y vacunarse, al menos por mi experiencia, ayuda a minimizarlos mucho.

Cuando me vacunaba recuerdo perfectamente la caja de las vacunas, que tenías que mantener fría en la nevera. Mi madre me iba a buscar al colegio y me la llevaba para que yo fuera al centro de salud. Ahí yo ya tenía pillada la medida a todas las enfermeras: la novata, la que las ponía de maravilla y la que preferías que estuviese la suplente. ¿Ventaja? Ahora ponme la inyección que quieras, que no me dan ningún miedo ni respeto. ¡De todo hay que sacar el lado positivo!

Recuerdo que en mi caso había tres botes, cada uno con mayor concentración que el anterior. Empezábamos por el primero. La primera vez te inyectaban 0,2, la siguiente semana 0,4… hasta llegar al máximo. Luego la misma operación con los otros dos. ¡Deseando estaba que llegase la última dosis del último bote! Lo peor no era el pinchazo (a eso me inmunicé) sino la media hora que me esperaba religiosamente sentada en la sala de espera para comprobar que no me hacía reacción. ¡Que eso sí que era aburrido!

Ahora me han contado que existen vacunas sublinguales que no requieren pinchazos y que se administran en casa ¡Vaya una bendición! ¡Eso es un lujo! En un segundito, vacunado. Sólo se requiere constancia.

En mi caso, cuando era niña tenía muchísimos más síntomas que ahora. De unos años a esta parte he notado un aumento de ellos, pero me he tirado dos décadas sin apenas síntomas. Así que a mi modo de ver compensa y mucho vacunarse.

Mi recomendación es que si tenéis sospecha de que tenéis alergia, acudáis al alergólogo cuanto antes. Cuanto más claro tengáis a qué sois alérgicos, antes podréis controlar sus síntomas y adaptaros a ellos. Tener alergia no implica que se acabe el mundo: yo hago una vida perfectamente normal, lo único que hay cosas a las que te adaptas. Si sé que me voy a ir al campo en plena efervescencia, me tomo un antihistamínico antes. Si se puede optar por ir a una terraza en la ciudad o en medio de un parque, elijo la que tenga menos árboles alrededor. Pero oye, otra gente hace esto mismo y no por motivos médicos. Así que conclusión dos: conoce lo que te pasa para poder tomar cartas en el asunto cuanto antes.

Sara Palacios

Sara Palacios, conocida en la red como Walewska (Zaragoza, 1976), es licenciada en Filosofía y Letras y especialista en Marketing y Comunicación. Apasionada de las posibilidades que tiene la red, lleva comunicándose en internet desde hace más años de los que recuerda. Desde 2007 se encuentra detrás de Mamis y Bebés.com. Este blog es uno de los decanos de la blogosfera maternal y en él se recogen las tendencias en puericultura, moda, decoración y todo lo relacionado con el mundo infantil desde su personal punto de vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *