Más contenido sobre la alergia respiratoria:
tratar la alergia a ácaros

Los ácaros, especie de arácnidos que se encuentran en el polvo de nuestros hogares, pueden producir alergia respiratoria a muchas personas. Son muy difíciles de evitar y el otoño es su estación preferida. Hoy continuamos la publicación de la encuesta que hemos realizado a varios alergólogos de reconocido prestigio sobre los tratamientos y medidas de evitación de la alergia a los ácaros del polvo.  Responden los doctores Pedro Ojeda e Inmaculada Sánchez.

Preguntas:

  1. ¿Cree que las medidas de evitación o prevención de la alergia a ácaros son efectivas?
  2. ¿A qué pacientes recomendaría la inmunoterapia para la alergia a ácaros y por qué?

 

Pedro Ojeda
Director de comunicación de la SEAIC
Clínica Ojeda

  1. Las medidas de desalergenización frente a ácaros funcionan, siempre que se apliquen de forma juiciosa. Existen múltiples medidas enfocadas a disminuir la carga ambiental de ácaros que cuentan con mejor o peor respaldo científico. Partiendo de la base que los ácaros necesitan una humedad relativa alta (>50%) y una temperatura ambiente de 20-25º C para estar en condiciones óptimas de crecimiento y reproducción, los climas de litoral o tropicales son los más propicios para la presencia de estos arácnidos en las casas. Su ubicación suele ser colchones, almohadas, muebles tapizados, aunque pueden estar también en alfombras o moquetas.Dicho esto, la mejor medida de desalergenización frente a los ácaros es vivir en zonas de clima seco y temperaturas extremas (climas continentales o de montaña). A este respecto, si uno vive en zona de costas, el meter un deshumificador en el dormitorio servirá de poco ya que enseguida que haya intercambio de aires, el aire más seco de la habitación chupará la humedad del aire más húmedo de fuera. Al respecto de las fundas de colchón y almohada especiales para ácaros, sí se ha demostrado que reducen la exposición a proteínas alergénicas durante el tiempo que permanezcamos en la cama. La aspiración de colchones es relativamente inútil, pues no llega a aspirar los ácaros y sus residuos que residen más en el interior del colchón. Evitar alfombras/moquetas, peluches y cosas que acumulen polvo ayudará a reducir la carga de ácaros, pero no necesariamente se asociará con mejoría sintomática.Los purificadores de aire con filtros especiales tienen una utilidad limitada puesto que las partículas de polvo que pueden contener el alérgeno de ácaros son bastante pesadas y sedimentan enseguida. Los acaricidas reducen la carga ambiental de ácaros pero no de sus alérgenos, por lo que, para conseguir una reducción de ésta, sería necesaria su aplicación repetida para conseguir un control a largo plazo de la población de ácaros en el domicilio.En resumen, medidas ambientales frente a los ácaros hay muchas pero no todas son efectivas a la hora de disminuir los síntomas. La mejor medida, si se puede realizar, es cambiarse a vivir a un clima seco. El resto de medidas se deben aplicar de forma razonada y evitando que la persona alérgica a los ácaros llegue a neurotizarse con ellas.
  1. Yo recomiendo la inmunoterapia con ácaros en todo paciente que no puede realizar una medida efectiva de evitación de ácaros y que persiste con síntomas de rinitis y/o de asma, sin esperar a ver si con la medicación sintomática está mejor o peor. El motivo es que únicamente con la medicación sintomática conseguiremos una mejoría de los síntomas pero no una modificación del curso de la enfermedad respiratoria alérgica debida a la sensibilización a los ácaros. Son numerosos los estudios que han demostrado la mejora de los síntomas de rinitis y/o asma, la mejora de la calidad de vida y la reducción de la necesidad de uso de medicación, incluso la remisión de los síntomas asmáticos, con el empleo de vacunas de alergia frente a ácaros, adecuadamente fabricadas y prescritas.Además, también hay estudios que demuestran la perdurabilidad de estas mejoras alcanzadas tras un ciclo de 3 a 5 años de vacunas una vez interrumpido el tratamiento, lo que demuestra ese efecto modificador del curso de la enfermedad (con la medicación sola, los síntomas volverán a reaparecer al poco tiempo de suspender la medicación si el paciente sigue expuesto).No recomiendo, sin embargo, la inmunoterapia en aquella persona que, siendo alérgica a los ácaros, ha mudado su lugar de residencia a un clima seco y está asintomática en esta nueva ubicación y sus desplazamientos a zonas de alta densidad de ácaros serán esporádicos y cortos.

 

Inmaculada Sánchez Machín
Santa Cruz de Tenerife
Blog Alergia y Vacunas

  1. Únicamente son eficaces en escasa medida, no resuelven la patología por la que acuden cuando se las indico a un paciente… Sin embargo, empeoran mucho cuando sus condiciones son peores de lo habitual… Por ejemplo, niños que duermen en casa de sus abuelos.
  2. Si no fuera por el precio, a todo alérgico a ácaros que consulta. Si tu enfermedad te hace acudir a un médico, ¡qué menos que tratar la causa de raíz!  Actualmente, solo a aquel paciente cuyos síntomas molestan en sus actividades diarias / sueño o a aquellos que, a pesar de estar “acostumbrados” a sus síntomas, son progresivos o persistentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *