Más contenido sobre la alergia respiratoria:
Alérgicos al veneno

Situaciones típicas y disfrutables del verano como comer en el campo, bañarse en la piscina o pasear constituyen un suplicio para los españoles alérgicos al veneno de abejas y avispas. Según el cuestionario de calidad de vida elaborado por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), el aproximadamente 3% de españoles alérgicos al veneno de abejas y avispas sufren un deterioro grave en su calidad de vida por la necesidad de permanecer alerta al tratar de realizar actividades cotidianas al aire libre durante las vacaciones de verano.  Muchos evitan estas rutinas, pues una picadura puede provocarles una reacción generalizada en su organismo muy grave: la tasa de mortalidad se estima en un 0,08 por millón de habitantes y año.

Sin embargo, como explica la doctora Teresa Alfaya, presidenta del Comité de Alergia a Himenópteros de SEAIC, existe una solución: “la vacuna para la alergia o inmunoterapia es un tratamiento curativo que no sólo previene una futura reacción sino que, además, tranquiliza al paciente y al entorno”.

La vacuna para la alergia, que se realiza con el veneno del insecto responsable de la reacción alérgica, consigue que el paciente tratado deje de ser alérgico y no presente ninguna reacción en caso de una nueva picadura. Su efectividad, superior al 90%, está probada mediante la repicadura con el insecto”, añade la experta.

Mediante el test de repicadura, el alergólogo pica con el insecto causante de alergia al paciente tratado con la vacuna, de forma controlada y monitorizada.  La prueba permite verificar que el paciente está curado.

Consejos para evitar picaduras de abejas y avispas durante las vacaciones de verano en este link.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *