Más contenido sobre la alergia respiratoria:
tratamiento de la alergia

Los fármacos no funcionan si la gente no se los toma. Y cuando se los toma, puede que no siempre se consiga el efecto deseado. Así pues, resulta imprescindible tomarse la medicación prescrita, y de la forma y con la frecuencia en la que ha sido recomendada.

Es algo habitual que el cumplimiento terapéutico recomendado para una enfermedad vaya disminuyendo si hay que mantenerlo durante mucho tiempo, y más todavía si tenemos que tomarlo incluso cuando no notamos síntomas del motivo por el que nos lo prescribieron. Un claro ejemplo es la medicación para el colesterol: habitualmente es un tratamiento de larga evolución y con el que no tenemos síntomas inmediatos si nos olvidamos de tomar la medicación.

Lo mismo ocurre con las vacunas para la alergia. Se mantienen durante años y se administran de forma periódica , incluso en meses en los que podemos no tener síntomas de alergia. No obstante, el hecho de que no notemos de forma inmediata el efecto de la medicación no quiere decir que ésta no funcione. Es más, es probable que no notemos síntomas (de alergia, o de tener alto el colesterol) porque ya esté haciendo efecto. Resulta, por tanto, imprescindible que cumplamos el tratamiento, en duración y en frecuencia de tomas, de cada medicación que nos sea prescrita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *