Más contenido sobre la alergia respiratoria:
alergias respiratorias 2015

El año toca a su fin y es momento para reflexionar sobre lo que ha dado de sí: hemos preguntado a varios alergólogos de reconocido prestigio cuál ha sido la innovación o noticia más destacada en torno a las alergias respiratorias producida en 2015. En la primera parte de este artículo responden los doctores Pedro Ojeda, Gonzalo Campos y José María Duque.

 

PEDRO OJEDA
Director de comunicación de la SEAIC
Clínica Ojeda
Madrid

En mi opinión, la innovación más destacada de 2015 relacionada con las alergias respiratorias ha sido la aplicación (app) para móviles R-ALERGO desarrollada por el Departamento de Urbanismo de la Universitat Politècnica de València (UPV), el Instituto de Investigaciones Sanitarias del Hospital La Fe (IIS/HUP La Fe) y el Instituto Cartográfico Valenciano (ICV), en un trabajo colaborativo.

Esta aplicación gratuita permite a los usuarios elegir la ruta más idónea en sus desplazamientos por la ciudad de Valencia atendiendo a las alergias del individuo y las exposiciones a diversos alérgenos ambientales que se pueden tener en los distintos puntos de la ciudad.

Aunque posiblemente la aplicación adolezca de ciertas limitaciones, como pueda ser el no disponer en tiempo real de las concentraciones de los alérgenos ambientales, pienso que es un primer paso para mejoras de esta aplicación y desarrollos futuros de aplicaciones que ayuden al individuo alérgico a tomar decisiones, desde la palma de su mano con su “Smartphone” o desde su muñeca con “smartwatch”, o incluso, por qué no, con sus “smartglasses”, sobre sus desplazamientos o permanencias al aire libre por distintas zonas urbanas que le sean más propicias.

Aparte de la idea en sí de la aplicación, que combina salud y tecnología al alcance de muchos, me parece muy meritoria la capacidad de tres instituciones públicas de trabajar de forma colaborativa en el desarrollo de una innovación de utilidad para el ciudadano y puesta a disposición gratuita del usuario potencial. Se debería incentivar este tipo de proyectos en, al menos, las principales ciudades españolas.

 

GONZALO CAMPOS SUÁREZ
Coordinador del Grupo AlergoMálaga

Tomándome la licencia de recurrir a una publicación de abril de 2014, que apareció en el Journal of Allergy and Clinical Immunology, y de título: “Role of Art v 3 in pollinosis of patients allergic to Pru p 3”, quizás podríamos afirmar que se trata de una de las noticias más destacadas dentro del campo de las alergias respiratorias en los últimos años, incluido 2015.

El equipo liderado por el Dr. Jaime Sánchez, del servicio de Neumología y Alergia Respiratoria del Hospital Clínic de Barcelona, e investigador del grupo Immunoalergia Respiratoria Clínica y Experimental del Institut D’Investigacions  Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS), demostró que un paciente alérgico a alimentos de origen vegetal, cuando dicha alergia está mediada por LTP (Proteínas Transportadoras de Lípidos), puede, secundariamente, mediante fenómenos de reactividad cruzada, desarrollar síntomas respiratorios (rinitis y/o asma), cuando se expone a estas mismas proteínas presentes en el polen de las plantas (Plátano de sombra y Artemisa, fundamentalmente).

La importancia de la publicación reside en haber revelado un mecanismo fisiopatológico que antes se pensaba que ocurría únicamente a la inversa: es decir, era por todos conocido, que un paciente alérgico a pólenes, que manifestaba por tanto síntomas respiratorios, podía, posteriormente y con el paso del tiempo, desarrollar una alergia alimentaria a vegetales (frutas rosáceas, principalmente). Esta combinación entre alergia a alimentos de origen vegetal y alergia respiratoria a pólenes, fue bautizada con el nombre “Síndrome polen-frutas”. Tras el descubrimiento del grupo del Dr. Jaime Sánchez, queda demostrado que puede ocurrir también al revés: que un paciente con una alergia alimentaria a vegetales, desarrolle en el futuro una alergia respiratoria a pólenes, sobre todo en zonas donde existen concentraciones elevadas de polen de Artemisa y Plátano de sombra durante los períodos de polinización.

 

JOSÉ MARÍA DUQUE
Centros Medicur
Sevilla

El artículo publicado en Science Translational Medicine, “Early infancia microbial and metabolic alterations affect risk of childhood asthma” ha demostrado la relación entre el microbioma y el asma. Modificaciones en la composición de la flora bacteriana intestinal tienen un impacto directo en el riesgo y desarrollo de asma en niños.

El estudio abre la puerta a nuevas estrategias de prevención, especialmente en los tres primeros meses de vida (ventana de oportunidad), limitando el uso de antibióticos y aportando suplementos de probióticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *