Más contenido sobre la alergia respiratoria:
anafilaxia

La anafilaxia es la manifestación alérgica más grave. Cuando la anafilaxia se manifiesta con afectación del sistema cardiovascular – bajada de tensión arterial o pérdida de conocimiento – se denomina shock (o choque) anafiláctico.

Las reacciones alérgicas pueden manifestarse de formas diferentes: desde picor o enrojecimiento de la piel al exponernos al alérgeno al que somos alérgicos, hasta sensación de ahogo brusco, pérdida de conocimiento o muerte. En un intento de clasificar la intensidad de las reacciones, se ha establecido que cuando haya afectación (aparición de síntomas alérgicos) de dos o más órganos de nuestro cuerpo (afectación de la piel y del tubo digestivo, afectación de la piel y síntomas respiratorios, etc) la reacción sufrida se denomina anafilaxia. Ocurre en ocasiones, que uno de los órganos afectados es el sistema cardiovascular, y dentro de los síntomas de la reacción alérgica se produce una bajada de la tensión arterial (hipotensión) que en ocasiones puede llegar a provocar pérdida de conocimiento. A esta situación se le denomina shock – choque – anafiláctico. Estas reacciones se producen siempre tras la exposición a un alérgeno conocido.

No hay ninguna prueba para diagnosticar la anafilaxia, salvo la sospecha clínica. Por eso, es de vital importancia reconocer estos síntomas –mareo, visión borrosa, bajada de tensión o pérdida de conocimiento – como síntomas propios de la reacción alérgica, puesto que el tratamiento es específico y debe incluir la administración de adrenalina, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *