Más contenido sobre la alergia respiratoria:
Alergias de verano

El verano es época de descanso pero también es una estación en la que diversos tipos de alergias pueden arruinarnos las vacaciones. He aquí 6 alergias que afectan en los meses de más calor y que están muy relacionadas con el aire libre:

  1. Veneno de los insectos. En España, las picaduras o mordeduras de abejas o avispas son muy comunes en verano. Su veneno puede llegar a producir reacciones alérgicas muy graves.
  2. Piel y sol. Según explica la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica (SEAIC), existen alergias en la piel que precisan de las radiaciones solares para producirse. Entre las causas más frecuentes se encuentran algunas plantas (cítricos, higueras, etc.) o los filtros que contienen algunas cremas solares.
  3. El cloro, utilizado para desinfectar el agua de piscinas, puede provocar reacciones alérgicas en algunas personas. Síntomas alérgicos que comprenden desde mareos, picor de piel, eccemas o, incluso, asma.
  4. Frutas típicas de verano como cerezas, melocotones o melones pueden causar urticaria al contacto con la piel e inflamación y picor en bocas, labios o garganta al comerlas. La manifestación más grave de alergia a estas frutas es el shock anafiláctico. En la actualidad, la única vacuna para la alergia a alimentos que existe es precisamente para el melocotón.
  5. Si las vacaciones de verano son en el campo, es habitual el contacto con animales con los que el resto del año no hay relación directa, como caballos. Aunque las alergias a animales más frecuentes son a gatos y perros, las proteínas del pelo, saliva u orina de los equinos también pueden producir reacciones alérgicas, como rinoconjuntivitis o asma.
  6. En los meses de julio y agosto también hay plantas que polinizan, como es el caso de la artemisa. El 10% de los pacientes con alergia en Europa lo son al polen de la artemisa, cada vez más numerosa en nuestro continente debido, en gran medida, al cambio climático y a su gran capacidad de reproducción. Dicho polen es causa de alergias respiratorias y de reacciones alérgicas cruzadas con alimentos.

Ante la sospecha de padecer cualquiera de estas alergias de verano, la primera medida a tomar será siempre acudir al alergólogo para que indique el tratamiento adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *